lunes, 25 de agosto de 2008

Los Otros

Nadie sabe exactamente cuando muere, porque éste es un ciclo múltiple e incoloro en donde nuestra inquieta vista no logra llegar; podemos dar testimonio (con las manos aguadas) de la muerte recurrente de otros, pero somos indiferentes a nuestras propias desapariciones.

Al parecer, cada día pregona su propia dinámica en donde sólo el Centro tiene su independencia, el resto, espera el papel asignado.

Del mismo modo, cada día somos un parto, un niño nuevo, pretendiendo, haciendo surcos en un camino varias veces andado.

En los exactos segundos que tenemos para vivir no valen las cuentas, ni las sucesivas veces que nos reponemos, sólo suman las buenas semillas que a lo largo dejaremos para el alimento de los demás.


Gracias al amigo Richard Vargas, que me autorizo a publicar su poema nº 6 que el manda a miembros de EXPERIENCIA FACEBOOK: La Poética del Recuerdo

1 comentario:

  1. Hola Silvia, me gustó muchisimo este poema de tu amigo Richard Vargas.
    Me gusta su estilo y la narrativa clara y ejemplificadora de cada una de sus palabras.
    Veo,con esto, que vas recopilando versos.
    Confío y sé que tu buen corázón te va a hacer editar una exelente colección.
    Un beso muy grande Amiga.

    ResponderEliminar